Emelina Morillo

Emelina Morillo

martes, 31 de julio de 2007

Douglas Bravo: La vieja izquierda



Douglas Bravo: La vieja izquierda se transformó en la nueva derecha Alejandro Botía * / Diario Tal Cual (Venezuela) - 23/07/07


Lejos de edificar un nueva sociedad que deje atrás el neoliberalismo, el veterano líder guerrillero Douglas Bravo acusa a Hugo Chávez de concretar una de las más grandes hazañas en la historia de la humanidad: construir el capitalismo en nombre del socialismo. Para el legendario insurgente, la reforma constitucional procura perpetuar al "comandante" en el poder y por eso llama desde ya a la disidencia electoral.


Líder de la lucha insurreccional en los años 60 y 70 que pretendió instaurar el socialismo en Venezuela, el legendario Douglas Bravo se resiste a conceder su absolución al proyecto de Hugo Chávez. 25 años después de captar al teniente coronel para la revolución, el viejo guerrillero ve hoy en el gobierno a una vieja izquierda convertida en la nueva derecha. El pueblo, a su juicio, fue dejado de lado el 4–F de 1.992 y no está participando del proyecto de cambios más que para aplaudir y dar votos a una derecha que se ha apoderado del proceso y que adelanta una reforma constitucional para perpetuar su dirigencia en el poder. Bravo convoca desde ya a la disidencia electoral para boicotear la aprobación de la reforma y advierte que aunque el régimen chavista ha alcanzado un alto grado de paz, ésta se ha comenzado a romper. "Venezuela –dice– ha tenido dos grandes enamoramientos en su historia: Chávez y AD. Pero el amor a Chávez se va a desgastar más rápido.
– ¿Cómo conoció a Chávez?
– Así como manteníamos vínculos con los campesinos, con los obreros intelectuales, etc, manteníamos un vínculo con los militares, tanto oficiales como soldados. Esa es una tradición que viene desde 1957 cuando el PCV tomó aquella histórica decisión de fundar una comisión militar a partir de la cual contactamos, entre otros, a Hugo Trejo, Víctor Hugo Morales, Nicolás Hurtado, quien murió en combate, Wiliam Izarra, Aroldo Rodríguez, que fue comandante de la Armada, y en 1982 por intermedio de Adán Chávez que era militante del PRV conocimos a Hugo Chávez...
– ¿Qué impresión tuvo de él?
– Chávez es un tipo inteligente, es un tipo muy audaz, buen conversador, voluntarioso y no era el oficial que se iba a desesperar por dar un golpe de estado. A largo plazo, con calma, podíamos esperar a que ese grupo tuviera mando de tropas y cuando lo tuvo coincidió con un acontecimiento del carajo, que fue el período después de El Caracazo, cuando se precipitó la política...
– ¿El plan de la guerrilla era insertarse en la FAN para captarla a favor de una revolución?
– Intentábamos relacionarnos con las fuerzas armadas para, llegado el momento, hacer un pronunciamiento y derrocar a Acción Democrática con un programa revolucionario.
– Pero el 4–F de 1.992 ustedes no fueron tomados en cuenta por los militares...
– Mi última reunión con él (Chávez) fue en octubre del 91. Habíamos hecho un plan para una acción cívico militar, la cual, tendría que producirse preferiblemente con masas en la calle para juntos, civiles y militares, marchar a Miraflores. Pero al parecer, un sector conservador impuso su línea: nada con lo civiles. Por eso es que a nadie le dieron ni siquiera una pistola. Así, el 4–F fue un acto militarista, en contraposición al 27 de noviembre, que fue un acto cívico militar. El general (Francisco) Visconti, conjuntamente con el coronel (Jorge) Garrido nos entregó las armas antes y existió la conexión permanente. ¡Y te digo, eso no triunfó por la delación que hubo!
– ¿Esa Alianza cívico militar no se concretó luego con el triunfo de Chávez en las urnas?
– Tú sabes muy bien que si tu participas en un hecho tienes la jerarquía de haber participado. Guzmán Blanco no es Guzmán Blanco porque llegó aristócrata y se metió a presidente. Lo es porque peleó cinco años con Ezequiel Zamora. Bolívar es Bolívar porque andaba en una mulita o a pie por allí peleando. De modo que si tu participas en un hecho adquieres una jerarquía. Siempre está presente el peligro de que una acción militar, por no tener la participación popular, se transforme en un factor militarista autoritario...
– ¿Entonces el pueblo no está participando?
– La necesidad de participar juntos es correcta pero hoy el pueblo no está participando. El pueblo está es apoyando, que es otra cosa. El pueblo lo que hace es aplaudir y dar votos. La participación en un hecho constituyente de fuerza, de hegemonía. Al no participar en el 4–F el pueblo quedó fuera de esa hegemonía. Por eso lo que está haciendo es simple y llanamente dando apoyo, votos y aplaudiendo. Pero una revolución se hace con la mente, con el corazón y con las manos, no aplaudiendo.
– ¿Hay entones un predominio de la casta militar sobre el resto de la sociedad?
– No solamente militar, porque también hay sectores civiles por ahí en esa casta predominante. Aquí hay un predominio de un sector conservador... . Se está hablando de un proceso revolucionario que va hacia el socialismo, hay propaganda a nivel mundial de que se va hacia el socialismo y se difunde el verbo anti imperialista, pero ese verbo no coincide en nada con la ejecutoria pro imperialista, pro capitalista.
– ¿Por qué dice que este proyecto es pro capitalista?
– Si examinamos un poco algunos elementos teóricos para medir si es verdad que se va al socialismo o al capitalismo vemos, dentro de muchos, los factores fundamentales en los que se han apoyado las revoluciones capitalistas burguesas. Podemos reducirlos a cinco: El primer elemento es: el concepto de "progreso" como principio fundamental, la modernidad. Para ese avance es indispensable un modelo "científico" que acompañe a esa concepción y a su vez, un modelo "tecnológico". Un cuarto elemento es el Estado-Nación, que nace con las revoluciones burguesas y otro adicional, que le da a esa revolución el concepto filosófico, es el partido. El partido es una célula de la revolución burguesa, no de la revolución socialista
– ¿Entonces lo que se está desarrollando en Venezuela no es una revolución?
– Esto que se está haciendo en Venezuela está plenamente engranado dentro del esquema de una revolución burguesa.
– ¿Acaso Chávez no viene impulsando una mayor participación del Estado en la economía?
– Se puede fundar una empresa de producción de soya o una de instrumentos médicos pero lo fundamental no son esas empresas para el país o el mundo. Lo fundamental son las empresas de energía fósil, donde en vez de pasar a la nacionalización efectiva se pasó a la privatización y se empeñó el 40% de la faja del Orinoco, algo que no han hecho ni México ni Kuwait, ni Arabia Saudí, que son gobiernos pro norteamericanos.
– Pero en términos porcentuales disminuyó la participación de las multinacionales en la operación de la faja del Orinoco...
– No. Las empresas foráneas tenían un negocio que era la extracción por un tiempo limitado. Al sacarlas de allí y decir que nacionalizaste, las hiciste migrar y ellas muy contentas se convirtieron en empresas mixtas y ahora son dueñas de una parte del negocio para siempre.
– ¿Cómo ve entonces la consigna del Socialismo del siglo XXI?
– Te lo estoy diciendo. Estos factores que señalé son determinantes para comprender que marchamos hacia el más alto desarrollo capitalista en Venezuela y que más bien, en vez de avanzar en la nacionalización en materia energética, machamos hacia la privatización.
– ¿Pero no se observa una tendencia opuesta en el resto de la economía?
– Sí, pero es que eso no juega ningún papel. Imagínate tú que vayas privatizando petróleo y gas y carbón mientras estatizas las alpargatas. Ese es el problema. Además, la estatización nunca ha significado socialismo. En la Unión Soviética se estatizó todo. Sin embargo lo que había era capitalismo de estado. Nunca llegó el socialismo a despuntar allá.
– ¿Cuál sería el ideal de socialismo entonces... .?
– Si tenemos esas características que te señalé como determinantes del capitalismo, en primer lugar el concepto de progreso tiene que modificarse porque el progreso, con esa concepción científica, tecnológica y energética (basada en la energía fósil) y el partido y el Estado, te conducen al capitalismo y al desastre de la humanidad... El socialismo sería lo alternativo a eso. Una ciencia y una tecnología, que tomen en cuenta a la naturaleza y una energía que tiene que parar el consumo de gas y petróleo. Para eso se requiere una alternativa y dejar la fastuosa idea del progreso que es la destrucción a largo plazo. Eso sí va a ser lo que yo llamo la nueva civilización.
– ¿En ese marco cómo ve el partido unido de Chávez?
– El partido único es en cierta forma, la antesala a la liquidación de la creatividad del pensamiento y la libertad. Ya está demostrado. Donde ha habido partidos únicos, no hay polémica, no hay discusión, se va muriendo el pensamiento... Todo partido termina siempre burocratizándose. Toda estructura partidista te enseña el respeto a las instituciones, a las jerarquías... Además, el partido único no solamente es una creación desde arriba sino que es una creación oficialista y todo partido que pretenda ser revolucionario por lo menos tiene que no comprometerse con el Estado, con el poder, con el gobierno.
– ¿Cómo ve los concejos comunales?
– Los concejos comunales vienen siendo una estructura burocrática, creada desde arriba. Cuando se va a hacer una revolución, las estructuras surgen desde abajo. Toda estructura que surge desde arriba está deformada, está capturada por el burocratismo, por la derecha. Está capturada para la inercia. Los concejos comunales deberían ser –y esto sería lo correcto– una estructura emergente que luchara contra lo constituido. Por eso es que nosotros decimos que aquí no ha habido revolución sino que se ha establecido de manera firme el capitalismo neoliberal. Estos concejos comunales, si quiere ser revolucionarios lo primero que tienen que hacer es desbaratar todas esas estructuras, convocar a una nueva constituyente con participación directa del pueblo y desalojar a la derecha que está gobernando. En este momento hay una nueva derecha gobernando. La vieja izquierda se transformó en nueva derecha.
– ¿Cuál es el factor dominante en esta nueva casta?
– En el gobierno hay dos facciones: una eminentemente revolucionaria, que es la mayoría, de obreros, soldados, campesinos, indígenas, algunos intelectuales. Pero esa fracción mayoritaria no tiene en sus manos los factores reales de poder.Y hay una facción minoritaria, que escasamente llega al 10% pero tiene en sus manos los factores reales de poder y es de derecha neoliberal y está conciente de su papel. Dominan al partido, tienen control del parlamento, dominan al Ejecutivo y en todos los terrenos.
– ¿Si gobierna la derecha, cómo se explica el uso de un discurso de izquierda durante ocho años y que la gente lo crea?
– Justamente esa es una de las grandes audacias de este gobierno y de Chávez... El 27 de febrero fue un hecho constituyente que puso al pueblo en la calle. Después vino el 4–F que capturó a la masa popular que ya estaba en la calle. No la liberó, sino que la capturó lo cual es distinto. Y al capturarla, no la puso a hacer revolución, no la puso a construir una nueva civilización sino a aplaudir un capitalismo que tiene nombre de socialismo.Y esa es una de las más grandes hazañas que ha habido en el planeta tierra: construir el capitalismo en nombre del socialismo.
– ¿Cómo ve el tema de la reforma constitucional?
– El propio (Carlos) Escarrá sugirió primero la idea de hacer una asamblea constituyente, pero al final la descartaron porque una ANC equivaldría a que hombres críticos del gobierno fueran al parlamento con el apoyo popular, mientras que el actual parlamento es completamente incapaz de levantar la mano. Ahora hay un proyecto para hacer una reforma que se parezca al esquema soviético (aunque ellos digan que no están copiando a nadie) que contempla la perpetuidad de la dirigencia en el poder.
– ¿Cree que la gente vote la reforma constitucional para avalar la reelección indefinida?
– Yo voto para que no vote nadie. Doy mi voto aquí, no en las urnas, para que la gente aplique tres elementos de disidencia electoral: no inscribirse –yo no me he inscrito ni voy a inscribirme–; el que se inscriba, que no vote y el que vaya a votar, que vote nulo. ¡Ahora, te digo una cosa! El pueblo anuncia casi imperceptiblemente qué va a hacer en un momento determinado. Ya se están anunciando los primeros vendavales de una abstención masiva.
– ¿Avanzamos hacia una dictadura?
– Si se dan esos elementos que ya se están propiciando va a haber el intento serio porque la derecha que está gobernando vaya hacia el autoritarismo. Pero no te olvides que este pueblo no acepta autoritarismo de modo que no vas a conseguirte tu aquí un partido único y todo tranquilo. No... Aquí ha habido paz social pero la paz social se ha comenzado a romper.Y no se comenzó a romper por obra y gracia de Fedecámaras, de AD y Copei, ni de la Gente del Petróleo. Se comenzó a romper por los mineros, por los campesinos, los indígenas, los estudiantes, por el pueblo. Va a venir un avance popular, que lo van a enfrentar represivamente porque no pueden enfrentarlo democráticamente.
– ¿Qué futuro vislumbra para el chavismo?
– Venezuela ha tenido dos grandes enamoramientos en su historia: el pueblo se enamoró de Chávez y se enamoró antes de Acción Democrática. El amor con AD duró casi 50 años. Este se va a desgastar más rápido porque hay una profunda contradicción entre lo que se habla y lo que el pueblo percibe en la realidad: el campesino al que no le han entregado la tierra; la clase media que se esta arruinando... Va a llegar un momento en que los obreros por un lado, los campesinos y los estudiantes por otro, cada quien por su lado reclamando lo que tiene que reclamar, confluyan todos en Caracas y esa va a ser la primera demostración en grande del rechazo y del desenamoramiento.

2 comentarios:

JAHIR RICARDO dijo...

!Viva Douglas Bravo¡ el verdaddero lider revolucionario de Venezuela

valdemar dijo...

Debemos dar a conocer estas opiniones
¡¡ viva la verdadera revolucion!!
¡¡ viva Fabricio Ojeda, ejemplo revolucionario !!