Emelina Morillo

Emelina Morillo

sábado, 22 de septiembre de 2007

Reforma del artículo 112 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela

*JUAN MARTORANO.

En esta oportunidad, nos corresponde un análisis exhaustivo referido al artículo 112 de nuestra Constitución, donde el Presidente hace propuestas interesantes y radicales con respeto a la redacción del mismo.

El referido artículo, actualmente esta redactado de la siguiente manera: "Todas las personas pueden dedicarse libremente a la actividad económica de su preferencia, sin más limitaciones que las previstas en esta Constitución y las que establezcan las leyes, por razones de desarrollo humano, seguridad, sanidad, protección del ambiente u otras de interés social. El Estado promoverá la iniciativa privada, garantizando la creación y justa distribución de la riqueza, así como la producción de bienes y servicios que satisfagan las necesidades de la población, la libertad de trabajo, empresa, comercio, industria, sin perjuicio de su facultad para dictar medidas para planificar, racionalizar y regular la economía e impulsar el desarrollo integral del país."

La propuesta del ciudadano Presidente de la República Bolivariana de Venezuela esta dirigida en los siguientes términos: " El Estado promoverá el desarrollo de un Modelo Económico Productivo, intermedio, diversificado e independiente, fundado en los valores humanísticos de la cooperación y la preponderancia de los intereses comunes sobre los individuales, que garantice la satisfacción de las necesidades sociales y materiales del pueblo, la mayor suma de estabilidad política y social y la mayor suma de felicidad posible.

Así mismo, fomentará y desarrollará distintas formas de empresas y unidades económicas de propiedad social, tanto directa o comunal como indirecta o estatal, así como empresas y unidades económicas de producción y/o distribución social, pudiendo ser estas de propiedad mixtas entre el Estado, el sector privado y el poder comunal, creando las mejores condiciones para la construcción colectiva y cooperativa de una Economía Socialista."


Sin duda, la propuesta del Comandante-Presidente es bastante radical y le da un vuelco a este artículo qe forma parte de las libertades y los Derechos Económicos dentro de nuestra Constitución. Una Revolución que se precie de socialista y no afecte los medios de producción es sencillamente una farsa, una caricatura de revolución. la redacción actual solamente señala la libertad que tiene cualquier persona de dedicarse libremente a la actividad económica de su preferencia y de la obligación del Estado Venezolano de promover la iniciativa privada y una justa distribución de la riqueza, la producción de bienes y servicios y todos los demás conceptos previstos en el artículo que estamos comentando. En cambio, en la propuesta, se señala la obligación del Estado venezolano de promover un modelo económico productivo. Esta primera parte del artículo es muy importante, en primer lugar porque uno de los más grandes daños que el sistema capitalista en Venezuela le ha hecho a nuestra querida patria es aquello del "modelo rentistico petrolero" de vivir en un modelo económico monoproductor y que la economía venezolana dependiera en casi en un 80 y hasta 90% de la renta petrolera, lo cual crea vulnerabilidades y sería un asunto hasta de seguridad de Estado.Por otra parte, esta propuesta, de ser aprobada como estamos seguros que lo será parte de nuestro pueblo soberano, afecta las relaciones y los medios de producción. también es importante acotar que el modelo productivo nuestro no debe estar basado en la competencia, eso es importante aclararlo y señalarlo aquí, porque en el capitalismo también se habla de modelo productivo, pero en un sistema socialista, el modelo prodcutivo debe estar basado en la complementariedad, y en aplicar aquella máxima de: "a cada quien según su necesidad y a cada cual según su capacidad".Pero este tema será sin duda alguna, profundizado en otro artículo.

También el modelo productivo debe ser diversificado, por lo que ya señalabamos anteriormente, porque acá lo importante de estos cambios será el ser humano, el hombre y la mujer y no la plusvalía, la ganancia, por eso se señala en el artículo los valores humanísiticos de la cooperación y la preponderancia de los intereses comunes o colectivos por encima de los intereses individuales que sin duda garanticen las necesidades sociales y materiales de nuestro pueblo, la mayor suma de estabilidad política y social y la mayor suma de felicidad posible, recogiendo el sueño de nuetsro Padre de la Patria, Simón Bolívar.

También el artículo 112 recoge en la propuesta el concepto de empresas de producción social, entendida éstas como las entidades económicas dedicadas a la producción de bienes o servicios en las cuales el trabajo tiene significado propio, no alienado y auténtico, donde no existe discriminación social en el trabajo, ni en tipo alguno de trabajo, donde la distribución del excedente responde a la autosustentabilidad de la empresa. El capitalismo se caracteriza por un trabajo alienado, un trabajo desprovisto de alma, de contenido, de conciencia. En el capitalismo se instauró la discriminación entre los trabajadores, algo así como que el trabajo de un gerente de una empresa X es superior al de una persona que trabaje en la limpieza de esa misma empresa y por ende ese gerente atropella los derechos de ese trabajador. En nuestro modleo productivo no deben existir privilegios jerárquicos en el trabajo, los gerentes en el modelo prodcutivo socialista deben ser los primeros que den el ejemplo.

Estas empresas de producción social deben ser autosustentables, estas empresas deben dar ganancias, excedentes para pagar impuestos, pagarles a los trabajadores sueldos y salarios dignos y además deben estar engranadas con las necesidades de nuestro desarrollo endógeno, fundamentarse en una visión holística integrada e integradora.

Pudieramos seguir tratando más este tema, pero no considero que estos temas pueden ser profundizados en futuros artículos con mayor lujo de detalles, incluyendo estadísiticas a este respecto. Pero modestamente considero que con este abreboca se constituyen un conjunto de razones más que suficientes para aprobar esta propuesta de reforma constitucional. A los empresarios privados, a que no sientan temor, este artículo no atenta para nada con sus derechos, sino que se los garantiza, incluso el mismo 115 que será comentado en próximos artículos les garantiza sus derechos. Más bien, les hacemos el llamado a los empresarios privados tanto nacional como internacional a sumarse e invertir en este esfuerzo, reconocemos que el país necesita de la inversión privada, pero no en función de intereses subalternos, mezquinos y explotadores, sino en función del interés nacional.